Argentina

18 razones para visitar Argentina, incluyendo la librería más hermosa del mundo

Argentina es un país maravilloso y la buena noticia es que desde ahora puedes planear tus vacaciones para el 2021 o también para fin de año. Aquí hay algunas buenas razones para visitar Argentina y que no te puedes perder. 

1. Podrás montar a caballo con los gauchos

Los vaqueros argentinos (llamados gauchos) visten con chaparreras, beben mate tan amargo para seguir criando el ganado, y por la noche cantar canciones populares sobre el amor y la pérdida. Tradicionalmente, los gauchos eran vistos como nómadas y forajidos, pero llegaron a ser respetados como luchadores por la libertad a mediados del siglo XVI. Las tradiciones varían en las pampas, ubicadas en las diferentes zonas del país, y los gauchos de Salta son algunos de los más venerados. 

Los expertos en viajes recomiendan visitar la estancia El Ombú de Areco, cerca de Buenos Aires en el mes noviembre cuando se organiza la Fiesta Nacional de la Tradición que dura una semana, en ella los gauchos de toda Argentina viajan cerca de la ciudad, organizan parilladas para cenar y muestran sus tradiciones. 

Parrillada argentina elaborada por los gauchos
Parrillada argentina elaborada por los gauchos

2. Ver cobayas gigantes

Los capibaras son animales que se caracterizan por su sonido chirriante y adorable, habitan en los humedales argentinos. Hacer un viaje a los humedales de Ibera es la respuesta para ver el Pantanal. A bordo de un bote serán fáciles de encontrar, las salpicaduras fuertes significan que los capibaras acaban de arrastrar al agua, mientras que los gruñidos de alarma significan que acaban de molestarse entre ellos en la maleza. Los animales bebés hacen un quejido agudo y lastimoso para llamar a sus madres, tal como lo hacen los más pequeños.

3. Tomar un paseo por el valle multicolor de la Quebrada de Humahuaca

Un paseo por el valle multicolor de la Quebrada de Humahuaca es uno de los más espectaculares del mundo. Además de las espectaculares vistas de las formaciones rocosas a rayas del arco iris y en forma de viento, las vistas a lo largo de la ruta que se han utilizado durante los últimos 10,000 años como un paso crucial para el transporte de personas desde las tierras altas de los Andes hasta las llanuras. El paseo incluye también la visita a la Catedral de la Cueva, donde encontrarás una acústica impresionante y allí tocan los músicos locales.

Quebrada de Humahuaca
Quebrada de Humahuaca

4. Beber vino de calidad mundial

Mendoza es la principal región vinícola de Argentina, situada pintorescamente al pie de los Andes. Las uvas Malbec hicieron que el área fuera reconocida internacionalmente, pero el shiraz y el cabernet sauvignon también han sido reconocidos por su excelente calidad.

Menos visitado pero igual de bonito es Cafayate, un pequeño pueblo en la región vinícola de Torrontes. Este lugar produce vinos blancos aromáticos afrutados, similares a un viognier crujiente, que son perfectos para disfrutar un almuerzo de empanadas.

5.  Conocer su desierto cautivador

Amplia, barrida por el viento y árida, la Patagonia es un paisaje arquetípico de la imaginación. Cuando las pampas se agotan alrededor del Río Negro, la tierra se vuelve hostil para los asentamientos humanos y  si vas por las grandes autopistas, verás principalmente ovejas y guanacos parecidos a las llamas. Eventualmente se pueden ver los Andes, donde los campos de hielo se abren paso para formar glaciares en las orillas del lago o a la solitaria isla de Tierra del Fuego. La patagonia continúa seduciendo a los viajeros intrépidos y en las últimas dos décadas se han abierto hoteles inteligentes en toda la región para ofrecer comodidad, lujo y las opciones gastronómicas han ido mejorado enormemente.

Ciudad de Ushuaia en tierra del fuego, argentina
Ciudad de Ushuaia en tierra del fuego, argentina

6. Disfrutar de un pedacito de Suiza, Alemania y Gales

El Distrito de los Lagos es una maravilla, con montaña tras montaña escarpadas deslizándose serenamente en los lagos de color azul hielo. Para verlo, harías bien en ir a Bariloche, de temática suiza y tu base para seguir el recorrido. La ciudad tiene impotentes chalets de madera, chocolaterías e incluso perros San Bernardo para darte una sensación de encontrarte en los Alpes Suizos.

Situado en las colinas a un par de horas de Córdoba, La Cumbrecita es un pueblo alemán meticulosamente recreado. Los turistas vienen de toda Argentina y de todo el mundo para experimentar esta extraña visión de la pequeña Alemania. Puedes disfrutar de un delicioso strudel de manzana en las cafeterías y comprar baratijas en las tiendas de regalos. Incluso hay un enorme reloj de cucu que saluda en cuanto las personas entran en el pueblo.

Aún más inusual, el guiño a Europa continúa a través del asentamiento galés en la costa de la Patagonia. Los galeses aterrizaron por primera vez en la otra gran tierra verde, la de la Patagonia, en julio de 1865 en el Puerto de Madryn. Más de 150 hombres, mujeres y niños de habla galesa navegaron en mayo desde Liverpool a bordo de la Mimosa, con la intención de establecer una comunidad donde pudieran practicar su idioma y su fe libres de los dictados del gobierno inglés.

La Cumbrecita
La Cumbrecita

7. Visitar un pueblo desierto

Epecuén es una ciudad balneario abandonada que sirvió de telón de fondo para una película protagonizada por el ciclista especialista en acrobacias Danny MacAskill en 2014.  Ahora es un pueblo desierto que puede visitarse. 

8. Visitar una de las librerías más bellas del mundo

Su sorprendente interior es uno de los más glamorosos del mundo, especialmente teniendo en cuenta que vende libros en lugar de ropa de diseñador. El Ateneo Grand Splendid en el Barrio Norte de Buenos Aires, es una librería ubicada en un antiguo teatro, el Teatro Gran Splendid, que abrió sus puertas en mayo de 1919.

Podrás apreciar las cortinas de terciopelo rojo que cuelgan sobre un escenario en un extremo, mientras que los puestos ornamentados en los niveles superiores contienen estantes elaboradamente iluminados.

Ateneo Grand Splendid
Ateneo Grand Splendid

9. El metro es bastante pintoresco

El sistema de metro de Buenos Aires agrega un elemento de glamour de viaje a la concurrida capital argentina. Fue creado en 1913 y el primer ferrocarril subterráneo de América Latina.

10. Puedes tomar un descanso para tomar el café más glamoroso

Hay un puñado de cafeterías a lo largo de los distintos barrios de Buenos Aires, pero el Café Tortoni es uno de los mejores, que data desde 1858. Tiene tartas deliciosas y un interior hermoso con maravillosos techos decorativos de vidrio.

11. Subir el pico más alto de Sudamérica

La montaña más alta fuera de Asia, la Aconcagua es la segunda más alta de las Siete Cumbres y puede ser escalada por aquellos con experiencia en alpinismo o sin experiencia alguna. 

12. Únete a la multitud

Ver al equipo local Boca Juniors jugando al fútbol en el estadio La Bombonera en Buenos Aires implica, sin duda, destellos ardientes, rivalidades amargas, un ambiente único y también un caos general.

13. Hacer una caminata Romántica 

Romántico y antiguo, el cementerio de la Recoleta ubicado en uno de los mejores barrios de Buenos Aires y es donde está enterrada Eva Perón, en cualquier caso es un lugar agradable para pasear. Se ofrecen visitas guiadas entre semana.

Cementerio de La Recoleta
Cementerio de La Recoleta

14. Recordar a un gran personaje 

Primero campesina, luego líder hasta convertirse en una leyenda, el Museo Evita de Buenos Aires es donde puedes conocer la vida de Eva Perón. La plaza principal de la ciudad, la Plaza de Mayo, es donde encontrarás la Casa Rosada, tan rosada como su nombre lo indica y es la oficina del actual presidente de Argentina. Eva Perón hizo sus discursos coreografiados cuidadosamente desde los balcones de esta Casa.

15. Comer carne a la parrilla

Argentina es famosa por su carne de alta calidad y no hay mejor lugar para probarla que en un restaurante especializado en carnes donde seleccionan trozos de carne que aún chisporrotean en una parrilla para colocarlos en frente a ti y puedas comértelos. Además de los cortes de carne conocidos como lomo y bife de chorizo, a los lugareños les gusta colocar en sus parrillas el famoso corte llamado vaccio (flanco jugoso) y morcilla (salchichas gordas), mientras los acompañan con queso provolone derretido. Delicioso.

Parrillada argentina
Parrillada argentina

16. Bailar una pieza de Tango 

El tango es una de las mayores pasiones de los porteños (así se les llama a los lugareños de Buenos Aires) y se alienta a los turistas a reservar una de las muchas clases que se dan en Buenos Aires. Sin embargo, ten en cuenta que la “danza del amor” es difícil de dominar y se dice que la capacidad de una pareja para sincronizarse entre sí es un microcosmos de la relación.

17. Visitar la ciudad más austral del mundo

Ushuaia es el punto de inicio de cruceros en la Patagonia y en la Antártida. Se ofrecen cruceros con temas sobre Shackleton que cubren el territorio que mantuvo como rehenes a la tripulación del Endurance durante 1915 y 1916.

Se puede visitar Georgia del Sur, donde Shackleton pudo ponerse en contacto con los balleneros locales, salir a buscar a sus hombres y ocasionalmente aterrizar en la Isla Elefante, desde donde los 22 marineros restantes fueron recogidos el 30 de agosto de 1916, así como en la Antártida. 

18. Probar el deporte en equipo más antiguo del mundo

Los argentinos son conocidos como algunos de los mejores jugadores de polo del mundo. El polo es una celebración de tradición, habilidad y familia, y Argentina lo celebra como ninguna otra nación donde se juega al polo. Incluso los principiantes pueden disfrutar del césped limpio en los terrenos de las estancias en todo el país.

También vale la pena mencionar las maravillas artísticas que se exhiben en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, el tren vapor que los argentinos llaman cariñosamente La Trochita, las impresionantes Cataratas del Iguazú en la frontera con Brasil, pero más cerca y más fuerte en el lado argentino, el Parque Nacional Los Glaciares, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y hogar del inmenso, en constante expansión (hasta que se derrumbe) del Glaciar Perito Moreno y los baños termales de Villavicencio, que se cree poseen propiedades terapéuticas.  

 

DEJAR COMENTARIO